Qué ver en Tánger, la diadema africana de Hércules

Actualizado: abril 2021

  • que ver en tanger

Actualización Restricciones por Covid 19

Hasta el 21 de mayo de 2021, los pasajeros que provengan desde Alemania, Argelia, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Botswana, Brasil, Camerún, Rep. Dem. del Congo, Croacia, República Checa, Dinamarca, Egipto, España, Finlandia, Francia, Ghana, Grecia, Guinea, Irlanda, Italia, Kuwait, Líbano, Mali, Mozambique, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Turquía, Ucrania o Reino Unido NO tienen permitida la entrada a Marruecos. 

Por lo tanto, no es un país actualmente abierto al turismo.

Fuente: IATA Travel Center.

Cuenta el mito que Hércules, en uno de sus trabajos, separó con sus propias manos las tierras occidentales. Allí, puso dos columnas que simbolizaban el fin del mundo conocido por el hombre. Luego, los fenicios fundarían la que sería una de las ciudades más importantes del mundo en términos geopolíticos: Tánger. A través de estas líneas, queremos contarles con un enfoque histórico qué ver en Tanger, la diadema africana de Hércules.

Para nosotros, Tánger representó el primer choque con la cultura islámica. En ella escuchamos nuestro primer adan (llamado a la oración) y fue el primer lugar en donde vimos una cantidad inusual de minaretes que se alzaban por todos los rincones de la ciudad.

Representó también nuestro primer encuentro con la cultura árabe  – aquí escuchamos por primera vez el dariya marroquí (árabe dialectal marroquí), comimos nuestro primer tajine y nos vimos acosados por el turismo desesperado.

Y también, simbolizó nuestro primer encuentro con África. La gruta de Hércules nos dejó asombrosamente claro que estábamos en el continente negro.

1. La diadema africana de Hércules

La mano de Fátima, uno de los símbolos de la cultura islámica - que ver en Tanger

La mano de Fátima, uno de los símbolos de la cultura islámica

Al parecer, fueron los fenicios quienes primero lograron establecerse en la zona sur del Estrecho de Gibraltar de manera permanente. Habrían llegado a comienzos del siglo V a. de C.  En esa época, fundarían la pequeña villa de Tingis en el mismo sitio donde hoy se encuentra la ciudad de Tánger.

Siglos más tarde, griegos y romanos dejarían también sus huellas, como lo atestigua la abundante cantidad de restos arqueológicos. En los tiempos del alto Imperio Romano, Tingis  – presumiblemente – se convirtió en capital de la Mauritania Tingitana, provincia romana (1).

Tras la caída del Imperio Romano y la invasión de los vándalos, la ciudad de Tingis fue conquistada por los bizantinos, en su afán por recuperar los territorios del antiguo Imperio occidental.

Sin embargo, la invasión que mayor significancia ha tenido tanto para la ciudad como para el país entero, fue la invasión árabe, la cual se llevó a cabo a partir de los últimos años del siglo VII d. C. El paso de las dinastías islámicas tales como los omeyas, idrisíes, almorávides, almohades, benemerines (estas últimas de origen bereber) no solo configuraron la identidad de la ciudad, sino que constituyen la base cultural del Marruecos actual.

¿Que ver en Tanger? - Mezquita de la Kashba

¿Qué ver en Tánger? – Mezquita de la Kashba

Con el propósito de asegurar su presencia en África, el reino de Portugal conquistó la ciudad en 1471. Más tarde, en 1580, Felipe II de España invadió Portugal en el marco de la crisis sucesoria del reino luso. Esto trajo como consecuencia la incorporación de la ciudad al reino español. Una vez que los portugueses recuperaron la ciudad – y la fortificaron con aquellas gigantescas moles que sostienen su medina – la volvieron a perder, pero en este caso no mediante las armas.

Puesto que Portugal deseaba una alianza con Inglaterra con el objetivo de mantener su poderío en el ambiente político de entonces, la corona decide casar a la infanta Catalina de Braganza con el rey Carlos II de Inglaterra. La ciudad de Tánger, entonces, formó parte de la dote que trajo consigo la futura reina consorte.

Los ingleses rigieron la ciudad por 23 años, entre 1661 y 1684. Al abandonar la ciudad a causa de la presión de los pueblos islámicos circundantes, la destruyeron casi por completo.

A mediados del siglo XVII comenzó a levantarse una dinastía que sería protagonista no solo de la historia de Tánger, sino de todo el reino. Los alauítas – dinastía de origen árabe que gobierna el país hasta el día de hoy, –  comenzaron a afianzar su poder a partir de la construcción de un estado centralizado y ocuparon la ciudad tras la salida de los ingleses.

Pese a que durante el siglo XVIII se mantuvo como un pequeño puerto de no más de 5.000 habitantes, (2) por su privilegiada posición geográfica se convirtió en la capital diplomática del reino de Marruecos.

Simplemente Marruecos - que ver en Tanger

Simplemente Marruecos

En el siglo XIX, Tánger sufrió en carne propia los embates de los intereses colonialistas franceses. En 1844, fue bombardeada por el país galo con el fin de presionar a Marruecos para que entregara a Abd al Qadir, rebelde argelino exiliado y que era buscado por las fuerzas francesas. Pero lo peor estaría por llegar. En 1906 se firma la Conferencia de Algeciras, según la cual España establecería un Protectorado en la parte norte de Marruecos. Así, Tánger volvió a exhibir el pabellón español.

Luego de la Primera Guerra Mundial, la ciudad fue escenario de una de las situaciones más peculiares que podría ocurrirle a una urbe. Debido a su posición geográfica y al hecho de ser sede diplomática de las principales potencias del planeta, en 1923 Tánger se convirtió en una ciudad internacional. Fue administrada  de forma colegiada por varios países europeos: Francia, España, Gran Bretaña, Italia, Portugal, Bélgica y los Países Bajos. Y a partir de 1945, se sumó la URSS. Durante esta época, la ciudad se transformó en un importante foco de cultura occidental.

Cobraron importancia los cafés, los teatros y se difundieron las vanguardias artísticas, muy de moda en aquel tiempo. Este ambiente cosmopolita se mezcló además con el desarrollo del espionaje, especialmente común en la década de los 30. Para hacerse una idea, Tánger era bastante similar al que se presenta en la película Casablanca (1945).

Antigua Legación Estadounidense de Tánger

Antigua Legación Estadounidense de Tánger

Durante el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, la España franquista se apoderó de la ciudad, suspendiéndose su estatus internacional hasta 1945. (Sí. La ciudad fue tres veces española.) En 1942 Estados Unidos instaló una oficina de la OSS (Office of Strategic Services) – antecesora de la CIA – para apoyar las operaciones militares en la guerra.

Tras la guerra, el gobierno internacional se mantuvo cada vez con más dificultades. Los aires independentistas de la postguerra se hacían ya sentir en este rincón de África. En 1956, Marruecos obtuvo su independencia y la ciudad volvió a formar parte íntegra del reino.

Puerto de Tánger - que ver en Tanger

Puerto de Tánger

2. Cómo llegar?

Para nosotros, el primer avistaje de África - que ver en tanger

Para nosotros, el primer avistaje de África

Se puede llegar por vía aérea y marítima.

En el caso de querer volar hacia Tánger, las tarifas pueden ser muy buenas dependiendo de los días de viaje, la antelación al comprar el pasaje y la ciudad de embarque.

Con estas condiciones favorables, hemos visto pasajes desde Madrid o Barcelona que fluctúan entre los 30 y 70 €.

Hacía mucho, teníamos las ganas de cruzar el Estrecho de Gibraltar. Por esta razón, nos fuimos en un largo autostop desde Madrid hasta Algeciras, el hogar del gran Paco de Lucia.

Desde Algeciras, existen dos formas de llegar. La primera es tomando un ferry directamente hasta Tanger Med, puerto localizado a unos 50 km. de Tánger. Desde Tanger Med, es necesario tomar un taxi (que puede tener un costo considerable) hasta la ciudad. No hay una ruta directa desde Algeciras a Tánger.

La segunda forma obliga a trasladarse al puerto de Tarifa, desde donde sale el ferry directo a Tánger. Lo bueno de esto es que las empresas que realizan el viaje trasladan a los pasajeros hasta este último lugar de manera gratuita. El cruce desde Tarifa a Tánger tarda unos 40 minutos.

Existen dos empresas que hacen esta ruta, Inter Shipping y FRS. Ambas cobran aproximadamente entre 28 y 35 € solo la ida. Si se compra ida y vuelta hacen un pequeño descuento consistente en unos 5 €. El pasaje se puede comprar directamente en las oficinas de cada empresa o se pueden reservar por internet. Hay salidas aproximadamente cada una hora. Algo que nos resultó curioso es que el trámite mirgratorio para entrar a Marruecos se hace en el mismo ferry. 🙂

    Todos los valores están expresados en Dirham marroquíes (DH o MAD) y/o en Euros (€).

3. Dónde comer?

Sin querer adornar un ápice mi descripción sobre este lugar, debo decir que en Marruecos es donde hemos probado la mejor comida popular. Sí, esa que se come en la calle o en locales que suelen provocar ciertos recelos entre quienes gustan pagar mucho por comida. Lo mejor y más barato – aunque no lo más saludable, por cierto – son los sándwiches hechos con lo que tu quieras. Tienen además la hermosa costumbre de llenar de papas fritas el pan o el plato. Como tú quieras. Esta delicia cuesta entre 12 y 20 MAD (1-1.80 €)

Sándwich marroquí

Sándwich marroquí

Si no te gusta mucho este tipo de comida, puedes probar exquisitos platos en un pequeño mercado ubicado a las afueras de la medina, al frente del Soco Grande. Hay garbanzos (homos) o tripas de cordero (tkalia), que estaban para chuparse los dedos. Los precios rondan entre los 20 y 30 MAD (2-3 €) por menú. (Esto incluye plato de fondo, ensalada pequeña y pan)

Para comprar provisiones, es mejor hacerlo en los pequeños almacenes. Tienen de todo y no suelen cobrar de más cuando ven a un extranjero.

4. Dónde dormir?

De acuerdo a lo que pudimos ver, los precios más baratos para dormir están en la Medina. Alrededor del Soco Chico (Petit Soco) existen pensiones que cobran entre 70 u 80 MAD (7-8 €) por persona y entre los 100 -120 MAD (10-12 €) por pareja. Por no conocer esta información a tiempo, nos hospedamos en una que quedaba un tanto lejos del sector turístico, pero que estaba bastante bien. Se llama Villa Caruso, y pagamos 140 MAD (14 €) por los dos.

Las pensiones por lo general no son alojamientos turísticos. Están pensadas para locales que viajan a la ciudad a hacer trámites. Tienen baño compartido, no poseen derecho a cocina y por lo general tampoco wifi. Por temas de comodidad personal, sugerimos pedir ver la habitación antes de hospedarse, aunque, en nuestro caso, nunca tuvimos problemas.

5. Qué ver en Tánger?

5.1. La medina

Cuando se cruza el Estrecho y el ferry se acerca lentamente hacia las tierras marroquíes, lo primero que resalta es el contraste entre la moderna ciudad de Tánger y las impresionantes murallas que protegen su medina. El nombre “medina” proviene del árabe y significa simplemente “ciudad”. Actualmente, el término se usa en el mundo árabe para denominar a la ciudad antigua, aquella correspondiente al núcleo fundacional o al sector de la misma que se encuentra amurallado.

En el caso de Tánger, estas impresionantes moles fueron construidas por los portugueses cuando tomaron posesión de la ciudad en el siglo XV, contando además con una batería de cañones ornamentales apuntando hacia el puerto. Vale la pena caminar desde el puerto por la calle de la Plage Mercala contemplando estas enormes moles de piedra a la izquierda y el imponente Atlántico a la derecha.

Al ser la medina una pequeña ciudad, podemos encontrar varios elementos interesantes que hacen de Tánger una ciudad única.

Medina de Tánger - que ver en tanger

Medina de Tánger

La Kasbah

Corresponde a una zona amurallada localizada dentro de la medina y que en el pasado tenía la función de servir como residencia del gobernador y fortaleza “de última instancia” (si el enemigo tomaba la ciudad, el último bastión era la kashba). En este lugar se encuentran varias mezquitas, una antigua cárcel y el interesante Museo de la Kashba.

Ubicado en lo que antiguamente fue uno de los palacios del sultán de Marruecos, este museo conforma una excelente síntesis de la historia antigua, medieval y moderna de Tánger, exhibiendo en sus vitrinas testimonios fenicios, griegos, romanos, árabes y portugueses. Es sin duda uno de los museos más importantes del país.

Cabeza de Baco en mármol, Museo de la Kashba.

Cabeza de Baco en mármol, Museo de la Kashba.

Vasija de cerámica (época griega). Museo de la Kashba

Vasija de cerámica (época griega). Museo de la Kashba

Además, el edificio es ya una belleza: Construido en el siglo XVIII, presenta varios de los elementos típicos del arte decorativo marroquí, tales como zelliges (Mosaicos con pequeños azulejos de colores) tallados en yeso y madera. Su patio principal evidencia una bella síntesis de ornamentación árabe y grecorromana. (Entrada: 20 MAD/ 2 €)

¿Qué ver en Tánger? Museo de la Kashba

¿Qué ver en Tánger? Museo de la Kashba

Kashba de Tánger - que ver en tanger

Kashba de Tánger

Barrio bereber

Dando vueltas por la medina, encontramos por casualidad este bello sector habitado por marroquíes de origen bereber. Sus paredes están pintadas de azul y blanco, exhibiendo además también dibujos alusivos a su cultura.

Barrio Bereber

Barrio Bereber

El Petit Soco y la calle Siaghin

Seguramente, constituyen el centro neurálgico de la medina. El Petit Soco o Zoco Chico no es otra cosa que una leve ampliación de la calle Siaghin. Está rodeado por cafés y pequeños hoteles. Si el zoco en sí mismo carece de atractivo, ocurre lo contrario con la calle. Esta nace en una de las puertas ubicadas al sur de la medina, y está repleta de tiendas, pequeños comercios, vendedores ambulantes, etc.

Para nosotros fue la primera experiencia en un mercado árabe, en donde los olores, sabores, sonidos y colores se mezclaron en vivo por primera vez con nuestros sentidos. Se cree que la calle Siaghin podría corresponder al eje principal este-oeste de la antigua Tingis romana, siendo el Petit Soco, presumiblemente, el foro de la ciudad. (3)

Calle Siaghin

Calle Siaghin

Calle Siaghin

Calle Siaghin

La muralla oriental

En la muralla que se orienta hacia el puerto de Tánger es posible encontrar una serie de lugares interesantes. Si continuamos caminando por la calle Siaghin, podremos encontrarnos con la Mezquita Grande, una de las más bellas de la ciudad. Al finalizar la calle, un mirador nos pone en contacto con la inmensidad del puerto y su impresionante mezquita.

¿Qué ver en Tánger? Mezquita Grande

¿Qué ver en Tánger? Mezquita Grande

Mezquita del Puerto

Mezquita del Puerto

Si se camina por las estrechas callejuelas hacia el oeste, aparece el famoso Hotel continental, símbolo de la época de Tánger como ciudad internacional.

Para nosotros, este sector exhibe una hermosa síntesis: En un par de vistazos podemos contemplar los restos del Tánger portugués, del Tánger occidental, el sempiterno Tánger islámico y el Tánger que busca abrirse paso en el mundo contemporáneo. 

¿Qué ver en Tánger? El Hotel Cotinental y la muralla portuguesa.

¿Qué ver en Tánger? El Hotel Cotinental y la muralla portuguesa.

5.2. Fuera de la medina

El gran Zoco

A las afueras de la medina, en su ala oeste, se encuentra la plaza más representativa de la ciudad, denominada popularmente como “Zoco Grande” (Gran plaza). Sin embargo, su nombre oficial es Plaza 9 de abril de 1947. Esta fecha conmemora el famoso discurso pronunciado por el rey Mohammed V en donde proclamó la independencia de Marruecos y abogó por la incorporación de Tánger – que se encontraba bajo dominio español – al resto del país.

En sus alrededores se encuentra la Mezquita Sidi Boubaid, – una de las principales mezquitas de la ciudad – los Jardines de la Mendoubia, el Cinema Rif, el mercado popular que conecta la plaza con la medina y un sinnúmero de pequeñas tiendas y cafés.

El Gran Zoco y la Mezquita Sidi Boubaid

El Gran Zoco y la Mezquita Sidi Boubaid

Tumbas Fenicias

Más que visitarlas como un extraordinario testimonio de esta civilización, vale la pena su visita para contemplar dos cosas: Una extraordinaria vista de Tánger y de las aguas del Atlántico y lo chocante que puede ser observar como el patrimonio de una ciudad es literalmente pisoteado y regado de basura.

Al parecer, su utilidad práctica le ha ganado a todo. Se ha convertido en un punto de reunión para mirar el mar y hacer una buena foto.

Tumbas fenicias

Tumbas fenicias

Teatro Cervantes

Se trata de un importante testimonio de la época internacional. Fue edificado entre 1911 y 1913 por ciudadanos españoles con el fin de brindar a la entonces cosmopolita ciudad un espacio cultural adecuado. Entre los artistas que pisaron su escenario se hallan Lola Flores y Enrico Caruso. Actualmente, se encuentra en un estado ruinoso y esperando por una restauración que se encuentra tramitándose por casi una década.

Teatro Cervantes

Teatro Cervantes

Mezquita Mohammed V

Consagrada al monarca que gestionó con los franceses la independencia del país, esta bella mezquita posee el minarete más alto de la ciudad.

Mezquita de Mohammed V

Mezquita de Mohammed V

Iglesia Anglicana Saint Andrews

Llama la atención encontrarse con una iglesia anglicana en Tánger. Pero sí existe. Edificada a fines del siglo XIX bajo el beneplácito del sultán Hassan I, esta iglesia está ubicada detrás de la mezquita Sidi Boubaid y desde afuera, solo se aprecia el torreón y la segunda planta. Sin embargo, se pueden ver bellas ornamentaciones de estilo morisco. En su interior posee un cementerio.

Iglesia Anglicana Saint Andrews

Iglesia Anglicana Saint Andrews

Catedral Española

Este es el nombre popular que recibe la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, inaugurada en 1961. A simple vista, contrasta con el resto de la arquitectura que se ha ido viendo por la ciudad, destacando de manera clara su estilo moderno.

Catedral Española

Catedral Española

Además de ser resabios de un pasado repleto de presencias foráneas, la existencia de estos edificios evidencia la aparente tolerancia religiosa del Estado marroquí. Digo aparente, puesto que, pese a que la constitución garantiza la libertad de culto, el Código Penal marroquí en su artículo 220 prohíbe expresamente el proselitismo, imponiendo multas, penas de cárcel o el cierre de las instituciones que se atrevan a “sacudir la fe de un musulmán o convertirlo a otra religión”. (4)

5.3. A las afueras de Tánger

La Gruta de Hércules

Si la idea es seguir hacia el sur por la costa, es recomendable una visita a este lugar. Su nombre proviene de la mitología griega, según la cual Hércules durmió en esta cueva antes de realizar su penúltimo trabajo. Se trata de una cueva de piedra erosionada por el viento y por el mar, con una hermosa vista al océano Atlántico. El enorme agujero que mira hacia el mar, tiene una forma muy parecida a África. Con Madagascar incluido.

Para nosotros, fue la mejor bienvenida que pudimos tener. La misma orografía nos dijo que estábamos pisando tierra africana. Al parecer, la forma más barata de llegar aquí es tomando un bus hasta Boukhalef (Bus Alsa Nº 2. Hay un paradero justo afuera de la mezquita Mohammed V. Valor pasaje: Alrededor de 4 MAD/0.4 €) y de ahí tomar un taxi hasta el sector de Achakkar. Ese corto tramo de 7 km. lo hicimos a dedo.

Gruta de Hércules

Gruta de Hércules

A las afueras de Tánger, y acercándose al Atlántico, también se puede visitar el cabo Espartel con su faro y la bella playa de Achakar. 

Playa de Achakar

Playa de Achakar

Recomendaciones

  • Tánger es una ciudad que vive del turismo. Es por esto que es frecuente encontrarse con personas que hablan español e inglés y que estarán esperando a turistas extraviados para acompañarlos a su destino. Al final, pedirán una pequeña propina. El problema con esto es que existen demasiadas personas que lo hacen, y lamentablemente, en algunos casos, nos obligaron a ser descorteses.
  • En lugares como la Kashba, existe un sinnúmero de guías turísticos improvisados que están esperando a los turistas para guiarlos en su recorrido. El problema es que cobran al final del recorrido y en algunos casos pueden llegar a tarifas bastante altas. A nosotros querían cobrarnos 100 MAD, lo cual nos pareció excesivo para nuestro presupuesto mochilero. Para evitar inconvenientes, lo mejor es pactar previamente con el guía el valor del recorrido.

Referencias

(1) (Villaverde, Noé. Tingitana en la antigüedad tardìa (siglos III-VII) Real Academia de la Historia, Madrid, 2001, p. 79
(2) American Legation. Tangier Morocco: Historic structure Report. Washington, DC: United States Department of State, Overseas Building Operations, 2010. P.II-3
(3) Triki, Hamid. Itinerario cultural de almorávides y almohades: Magreb y Peninsula Ibérica, Legado Andalusì, 2003, p.165
(4) Code Pénal (promulgué par Dahir n° 1-59-413 du 26 novembre 1962 (28 joumada II 1382). Disponible en: http://www.wipo.int/wipolex/es/text.jsp?file_id=190447

que ver en tanger

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Para viajar a Marruecos por vía marítima, hay cruces diarios desde Algeciras hacia Ceuta y Tánger Med y desde Tarifa hacia Tánger. Para más detalles al respecto, revisa nuestro post sobre la ciudad de Tánger. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acerca de nosotros

Hola! Somos Valeska y Andrés. En 2018 decidimos dejar nuestros trabajos en Chile para experimentar la vida de una forma diferente: viajar con bajo presupuesto. Ambos somos profesores de historia y amantes del trekking, pasiones que intentamos reflejar en la elección de nuestros destinos.