12 lugares que recuerdan el paso del comunismo en Sofia

Subido: Febrero 2020

  • Comunismo en Sofia

Bienvenidos a la capital de Bulgaria!! Sofia, la ciudad más grande y populosa del país, alguna vez fue la capital de la ya extinta Republica Popular de Bulgaria, nombre que recibió el Estado Búlgaro entre 1944 y 1989, cuando fue controlada con mano de hierro por el PCB (Partido Comunista de Bulgaria). Como recordatorios del paso del comunismo, tanto en la capital como en el resto del país existen abundantes testimonios artísticos y arquitectónicos, que dejan ver su inconfundible estilo y su penetrante ideología. Por ello, a continuación, podrás conocer 12 lugares que recuerdan el paso del comunismo en Sofia.

1. El Largo, la sede del poder

Este extraordinario conjunto arquitectónico se convirtió en uno de los símbolos de la ciudad a partir de la segunda mitad del siglo XX. Tras la destrucción de gran parte del centro de Sofia durante la Segunda Guerra Mundial, se hizo necesario un proceso de reconstrucción. Y qué mejor que aprovechar la coyuntura para mostrar el poderío del nuevo régimen. El complejo fue inaugurado en 1956 luego de cinco años de construcción.

El conjunto está formado por tres estructuras de seis pisos, -dos rectangulares y uno trapezoidal- que rodean un amplio espacio abierto. Los edificios laterales funcionaron en el pasado como el Ministerio de Electrificación (actualmente la Presidencia), como el Ministerio de la Industria Pesada (hoy el Consejo de Ministros), como el Departamento de Provisiones y como el Luxury Hotel (hoy el Balkan Sheraton Hotel). Y el tercero, el que captura todas las miradas, fue la sede del Partido Comunista (hoy alberga a la Asamblea Nacional o Parlamento Búlgaro).[1]

Todo el complejo se hizo en el más fiel y puro estilo neoclásico estalinista.

Asamblea Nacional - Comunismo en Sofia

Asamblea Nacional, Sofia

Cuando cayó el régimen en 1989, la estrella roja que se erguía en la parte más alta de la sede del Partido Comunista fue retirada cinematográficamente por un helicóptero. La razón de esto fue que, durante muchos años, existió el rumor que dicha estrella estaba enteramente hecha de rubíes, lo cual generó muchísima expectación entre los ciudadanos de Sofia cuando desapareció el comunismo. Pero no. Estaba hecha de vidrio pintado.

2. Palacio Nacional de Cultura

Fue inaugurado el 31 de marzo de 1981 con el fin de coincidir con el aniversario de los 1300 años del Estado Búlgaro. La idea de su construcción provino de la hija del dictador de la época, Lyudmila Zhivkova, quien en ese momento lideraba la promoción de la cultura en el país.

El edificio consiste en una gran estructura circular dividida en ocho pisos y tres subterráneos, siendo su superficie total utilizable de 123000 mts2. Posee una bella arquitectura interior que exhibe innumerables ejemplos de la decoración modernista que primaba por esa época.

Palacio Nacional de Cultura - Comunismo en Sofia

Palacio Nacional de Cultura

Actualmente, el Palacio Nacional de Cultura es el principal escenario de la ciudad para conciertos, exposiciones y para toda clase de actividades culturales. En él, se han presentado artistas como Sting, Joe Cocker, Goran Bregovic, el Teatro Bolshoi, entre otros.

El único problema, es que solamente permanece abierto cuando hay actividades, no pudiendo apreciarse su peculiar arquitectura interior en un horario más holgado.

Palacio Nacional de Cultura - Comunismo en Sofia

Palacio Nacional de Cultura

Palacio Nacional de Cultura - Comunismo en Sofia

Palacio Nacional de Cultura

3. Templo de los Mártires Búlgaros

A pocos metros del Palacio Nacional de Cultura, se halla un pequeño templo que, en su exterior, posee un memorial construido en honor de todos aquellos que perdieron la vida durante la dictadura comunista. El monumento fue finalizado en 1999, con el objetivo de conmemorar los diez años de la caída del régimen.[2]

Autores como Benjamin Valentino consideran que fueron asesinadas más de 50.000 personas en todo el periodo, aunque reconoce que es muy difícil hacer un cálculo más preciso. [3]

Templo de los Mártires Búlgaros - Comunismo en Sofia

Templo de los Mártires Búlgaros

Templo de los Mártires Búlgaros

Templo de los Mártires Búlgaros

4. Memorial del muro de Berlin

En el mismo parque donde se ubica el Palacio Nacional de Cultura, existe un memorial que exhibe un trozo del Muro de Berlín que fue traído a Bulgaria después de la caída del régimen en 1989. Este es un recordatorio, especialmente para las nuevas generaciones, acerca de las consecuencias del pensamiento sectario.

Memorial del muro de Berlin - Comunismo en Sofia

Memorial del muro de Berlin

5. Lugar donde estaba el mausoleo de Dimitrov

En pleno centro de Sofia, en una zona rodeada de edificios históricos, se encuentra una gran explanada en donde muy probablemente encontrarás a jóvenes conversando, fumando o jugando con su skate. Al verla, es difícil creer que en ese lugar estuvieron descansando los restos del que fuera uno de los principales líderes de PCB y el Primer Ministro del país entre 1946 y 1949: Georgi Dimitrov.

Tras su muerte, se edificó un fastuoso mausoleo cuyo estilo tenía marcadas reminiscencias clásicas. El cuerpo embalsamado de Dimitrov permaneció, cual Lenin, en este lugar hasta 1990, cuando fue retirado y cremado. En 1999, el nuevo gobierno – el derechista UFD, (Unión de Fuerzas Democráticas) decidió demoler la estructura.

Lugar donde estaba el mausoleo de Dimitrov - Comunismo en Sofia

Lugar donde estaba el mausoleo de Dimitrov

Mausoleo de Dimitrov en sus días de gloria. Fuente: Wikipedia

Mausoleo de Dimitrov en sus días de gloria. Fuente: Wikipedia

6. Druzhba, ejemplo de barrio obrero

El sentido fundacional que trajo consigo el advenimiento del socialismo movió a las autoridades hacia la creación de enormes cinturones de barrios obreros. Tomando como referencia el concepto de “microdistrito” -barrio autosuficiente-, proveniente de la Unión Soviética, el Partido creó bloques completos con miles de apartamentos que usualmente eran construidos en serie y levantados en unos pocos años. [4] Tal es el caso de Druzhba (“camarada”), localizado al oriente de la ciudad.

Con la construcción de estos edificios, el Partido pretendía reflejar los principios de racionalidad urbana, igualdad y funcionalidad.

Druzhba 1

Druzhba 1

Druzhba 1

Druzhba 1

7. Monumento al Ejército Soviético

Fue uno de los primeros monumentos en construirse luego de la implantación del comunismo en 1944. Finalizado en 1953, el memorial consiste en una gran columna de 32 mts coronada por una escultura que muestra a un soldado soviético con el fusil en alto rodeado por un grupo de búlgaros.

Monumento al Ejército Soviético

Monumento al Ejército Soviético

Ubicada en pleno centro de Sofia, actualmente es un lugar de reunión para jóvenes, en donde no falta la cerveza, el cigarrillo y el skate. Algunas veces, el lugar ha sido escenario de festivales y conciertos.

El 2011, una parte del monumento fue vandalizado, apareciendo los preclaros soldados soviéticos “disfrazados” de personajes como Superman, Santa Claus o Ronald McDonald. Abajo, fue pintado un grafiti que decía: “En consonancia con los tiempos”.

Monumento al Ejército Soviético

Monumento al Ejército Soviético

Fuente: www.weburbanist.com

Fuente: www.weburbanist.com

8. Edificio perteneciente al Comité de Seguridad del Estado

En una céntrica y estrecha callejuela peatonal funcionaba un centro clandestino de torturas amparado por la Darzhavna Sigurnost (el Comité de Seguridad del Estado). Este organismo, en conjunto con la KGB, [5] fue el responsable de la muerte del periodista Georgi Markov, asesinado en Londres con un paraguas.

El único testimonio que queda del edificio es una puerta de color negro ubicada en el inicio de una larga escalera y que no tiene ningún tipo de identificación. En ese lugar se torturaba, se mataba y desaparecía. El funcionamiento de este edificio con tales propósitos era un gran secreto a voces.

La puerta negra

La puerta negra

9. Residencia Boyana (Museo Nacional de Historia)

Ubicada en los suburbios de Sofia y muy cerca del monte Vitosha, la Residencia Boyana fue la morada capitalina de Todor Zhivkov, el dictador que se hizo con el poder en Bulgaria por nada menos que 35 años.

Construida en 1973, el impresionante palacete de tres enormes plantas sigue las reglas del llamado “lujo totalitario”: estar situado en un excelente barrio, poseer calidad en la construcción y mostrar – en los materiales, terminaciones y detalles el nivel de exquisitez más alto posible para la época.[6] Y aunque Zhivkov no fue un megalómano como Stalin o Ceaucescu, estas demostraciones de vanidad fueron siempre comunes entre los dictadores del Bloque oriental.

Antigua Residencia Boyana

Antigua Residencia Boyana

La propiedad posee también un edificio adyacente, el cual es utilizado hasta el día de hoy como hotel y sede para encuentros diplomáticos. Su acceso es restringido.

Hoy día, la antigua casa de Zhivkov constituye el hogar del Museo Nacional de Historia, el cual fue trasladado a su actual ubicación el año 2000.

La entrada al museo es de 10 leva (5 €).

Antigua Residencia Boyana

Antigua Residencia Boyana

10. Museo de Arte Socialista

El Museo de Arte Socialista está compuesto de tres secciones. En el edificio interior, existe una sala de proyección que exhibe diferentes momentos de la era comunista y un espacio para exposiciones, mientras que en el patio hay una enorme cantidad de esculturas que incluyen a Marx, a Dimitrov, al Che Guevara y a la famosa estatua de Lenin, que alguna vez estuvo exhibida en pleno centro de Sofia, en el mismo lugar en donde hoy reposa la estatua de Santa Sofia.

Entrada: 3 leva (1.5 €)

Museo de Arte Socialista

Museo de Arte Socialista

11. Parque Kambanite

El Parque Kambanite o “Parque de las Campanas” fue creado en 1979 con el fin de conmemorar el Año Internacional del Niño, el cual había sido proclamado como tal por la UNESCO el año anterior.

Parque Kambanite

Parque Kambanite

En agosto de ese año, y bajo los auspicios de la ONU, se organizó un evento denominado “La Bandera de la Paz” y que se repitió a lo largo de los años hasta la caída del régimen, en 1989. Miles de niños de todos los rincones del planeta llegaron hasta la capital búlgara trayendo una campana y una planta desde sus respectivos países de origen.

El día de hoy, el parque posee un total de 133 campanas.

Parque Kambanite

Parque Kambanite

Parque Kambanite

Parque Kambanite

12. Mercado de las pulgas

A metros de la Catedral Alexander Nevski, existe un pequeño mercadillo que ofrece toda clase de recuerdos de la época comunista. Aquí podrás encontrar monedas, medallas, billetes, ropa, cuadros, lo que quieras. Y los precios son bastante abordables.

Mercado de las pulgas

Mercado de las pulgas

Referencias

[1] KALEVA, Emilia. The Best Examples of the Architectural Heritage of Socialism in Bulgaria, Sozialistischer Realismus und Sozialistische Moderne. Welterbevorschläge aus Mittel- und Osteuropa, ICOMOS Bd, 58, 2015 p.82

[2] GHODSEE, Kristen. Tale of “Two Totalitarianism”: The Crisis of Capitalism and the Historical Memory of Communism en History of the Present, Vol. 4, Nº2, Duke University Press; University of Illinois Press, 2014. (PDF)

[3] VALENTINO, Benjamin. Final Solutions: Mass Killing and Genocide in the Twentieth Century, Cornell University Press, 2005, p.75

[4] STADDON, Caedmon; MOLLOV, Bellin. City Profile: Sofia, Bulgaria. Cities, Vol. 17 Nº 5, 2000. p.383

[5] BROWN, Olen. The Art and the Science of Poisons, Bentham Books, Sharja, UAE, 2018 p.112

[6] VASILEVA, Aneta. Boyana Residence, Sofia. ATRIUM Case Studies, National Institute of Immovable Cultural Heritage, Sofia, 2012. P.12

lugares comunistas sofia bulgaria

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acerca de nosotros

Hola! Somos Valeska y Andrés. En 2018 decidimos dejar nuestros trabajos en Chile para experimentar la vida de una forma diferente: viajar con bajo presupuesto. Ambos somos profesores de historia y amantes del trekking, pasiones que intentamos reflejar en la elección de nuestros destinos.